Sé que existes. Que estás allí, en algún lugar, esperándome. Pero no te preocupes, nos acabaremos encontrando. Al fin y al cabo, no sabes quien soy.

CVL

viernes, 2 de septiembre de 2011





"Querido" Dios; llevo toda la vida oyendo como hablan de ti, y aun no te he visto. No me haría falta verte para poder creer en ti, pero es que tampoco te siento, ni te oigo. Sinceramente creo que usan tu nombre para venderte como un producto de supermercado. Creo que eres un títere de esas personas que presumen de ser los elegidos por ti, para predicar tu palabra. ¿En el fondo alguien se ha parado a preguntarte qué es lo que tu quieres? La gente actúa como ellos dicen que tienes que actuar según tu palabra, pero en el fondo, ¿esas  personas que actuan por tí, se han molestado en preguntarte si están haciendo lo que tu realmente quieres que hagan? Creo que si este es el mundo que tu quisiste crear, te equivocaste regalando algo tan maravilloso a personas tan egoístas. Debes saber que mientras en África se mueren de sed, los que tanto te adoran y te rezan viven en un palacio predicando la igualdad mundial. ¿Igualdad? Si lo que hay en este mundo es igualdad, entonces creo que somos todos unos mentirosos. Aquí hay guerras, miles de personas mueren cada día sin haber hecho nada para merecer ese castigo. Otros mueren solos en un hospital, sin nadie de quien despedirse. También hay gente que come sin hambre cada Nochebuena celebrando que Jesús va a nacer, y luego se regalan regalos carísimos que ni recuerdan. Otros, pasan esa noche en la calle, debajo de un manto de estrellas, comen de la basura y no tienen que regalarse, porque no pueden permitírselo. Y tú mientras.. ¿dónde estás? Nadie se da cuenta de nada, todos viven para ellos mismos, buscando la felicidad sin darse cuenta de que no la van a encontrar. Nadie se molesta en hacer algo por alguien que no sea su propio yo. Dentro de poco tendré que ver como se comercializa con sentimientos. La gente irá a comprarse un bote de amor, o de libertad, y creerán que ya esta todo hecho. Todo sería más justo, si se dejarán llevar por el amor, o si lucharan por conseguir la libertad. Pero en este mundo no reina la justicia. La gente aquí no quiere justicia, quiere comodidad. Si alguien se sale de esos roles establecidos le tachan como inferior, cuando en realidad vale mucho más que el resto. Creo, que lo que el mundo no suele entender suele ser lo moralmente defendible, pero nadie se mata por una razón ilógica. Todos mueren podridos de deseos podridos, eso sí llendo a misa cada domingo, y follando cada noche como animales. 
Dios, gracias por enseñarme el significado de la hipocresía.