Sé que existes. Que estás allí, en algún lugar, esperándome. Pero no te preocupes, nos acabaremos encontrando. Al fin y al cabo, no sabes quien soy.

CVL

jueves, 27 de enero de 2011


No existe el destino.
Tú eres mi destino.




Como un faro lejano en el tiempo, rodeado de agua.